El nuevo Belén de cartón

Ayer estuve ojeando fotos de Belenes en Pinterest, y como tenía cartón en casa – material que nunca falta aquí – pensé en empezar a organizar el nuevo Belén que quiero hacer para este año.

Como el otro Belén ya está un poco arruinado, gracias a mi hijo que le encanta jugar con el, me motivé aún más en hacer uno nuevo.

No tenía la idea clara, la verdad. La otra vez hice un esbozo en papel para seguir una idea. Esta vez, directamente, empecé a cortar las ventanas y la perta de una cajita que ya tenía.

Luego fue cogiendo piezas de cartón y las puse en la base que tenía preparada. Y de allí a coger la pistola de silicona fue nada. Empecé a pegar las piezas. A lo loco, diría yo para daros una idea.

La otra vez hubo quien me preguntó las medidas de mi Belén y como lo había hecho. Mi problema es que no tengo medidas, no tengo un plan en mi cabeza, directamente me dejo llevar por la fantasía y las piezas que me encuentro en ese momento.

Para daros una idea, es como si cogiera una pieza en la mano y ya supiera donde ponerla.

Tampoco sabía el estilo que le querría dar a este Belén, pero lo dicho, me dejé llevar por las piezas que tenía en mis manos y en como las estaba pegando.

Los techos los corté justo antes de pegar la pieza grande. Es como si mi cabeza trabajara por su cuenta, pero rápidamente. Como cuando pinto o dibujo, no tengo idea de lo que va a salir. Muy pocas veces me planteé dibujar algo. Puede que tenga una imagen en la mente, pero lo que luego hace mi mano es otra cosa.

Mientras pinto, dibujo o creo algo con mis manos, estoy totalmente abstraída. Con tal decir que hacer fotos, o incluso un vídeo, mientras estoy creando, es algo difícil para mi, ya que me olvido por completo de hacerlo.

Como en mi blog llegan mucha gente buscando ideas para crear algo hecho a mano, lo único que siempre aconsejo es dejarse llevar. Puede que las primeras veces lo que estáis haciendo no salga como queráis. Y os lo aseguro a mi tampoco me salieron bien las primeras cosas que hice con el cartón, por daros un ejemplo.

Iba a lo loco siguiendo una foto e intentando hacer algo que no encajaba con lo que era capaz de hacer. Hasta que, y me repito, me dejé llevar por lo que sentía.

Hacer un Belén, en este caso especifico, es algo que tiene que ser divertido. Me encanta ver como evoluciona.

La base de la creación es sólo una, para mi: poner en la mesa los materiales que quiero utilizar.

Mirar las piezas de cartón, si ya tengo unas cajas que puedo utilizar, empezando por esa misma que ya está lista, y luego añadir piezas sueltas y encajarlas con la primera. Es como el juego del Tetris.

Aquí os dejo las únicas fotos que hice ayer, en un momento de descanso.

La base de mi Belén está lista. Ahora voy pensando en los detalles que le quiero añadir. Me gustaría ponerle palillos, piedrecitas y también algo hecho con arcilla de secado al aire. Luego seguirá la pintura, pero a su tiempo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.