Las piedras de las buenas noches

Mi hijo tiene 6 años, y lleva meses teniendo miedo de la muerte. Cosa normal a esa edad, pero casi cada noche, después de acostarlo, a la media hora se levanta y me dice “Mamá, he estado llorando” y luego me cuenta que tiene miedo a que yo muera, a que él se muera.

Un miedo que intento quitarle contándole todo lo bonito que es vivir, haciéndole recordar las cosas divertidas que hemos hecho por el día, pero nada, su cara desconsolada me hace entender que puedo contarle cualquier cosa, pero que él sigue pensando en la muerte y en las pesadillas que tiene de noche.

La solución

Así que ayer le dije “¿Ves esta piedra? Es mágica. He pintado la noche, unas casitas, la luna, y todo es tan tranquilo. Y todos duermen felices en sus casitas. Es una piedra que ayuda a los niños a dormir sin tener miedo. Así que ahora lo que vas a hacer es tenerla en tu mano, irte a la cama, y pensar sólo en cosas bonitas.”

La idea le gustó. Se fue a la cama con su piedra de las Buenas Noches, y cuando a las 2 horas me fue a controlar que todo estuviera bien, él la tenía todavía en la mano. Se la quité y la puse en la mesita.

Esta mañana se levantó con sueño, como siempre, y me preguntó donde estaba su piedra. En la mesita, le contesté, la puse allí por la noche. “¿Dormiste bien?”. Si, me contestó. Y así empezó otro día.

La magia

A veces la única solución es utilizar un poco de magia, darle algo que puedan tocar y en lo que puedan creer. De la misma forma me pidió una piedra de la suerte, para llevársela a la escuela. ¡Espero que esa también funcione para alegrarle el día!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.