El pueblo inventado

Estaba en Noruega cuando empecé esta ilustración. Pero como no había traído lapices de color ni rotuladores, no pude acabarla.

Noruega, mi sueño

En mi estancia en Noruega no tuve mucha inspiración para dibujar. La verdad es que mis días eran tan llenos de todo, entre trabajo y gente, que en cuanto tenía un rato libre simplemente descansaba.

Me llenaba los ojos de todo lo que me rodeaba, sobre todo haciendo fotos a las casas y a la naturaleza. Y, como he dicho, intentaba pasar más tiempo posible con mis compañeros de trabajo. Parece increíble, aunque hayas tenido un tour de 8 horas donde no has parado de hablar, si estás con la gente que quieres ¡seguirás hablando!

Recuerdos

Ayer vi esta ilustración. Me acordé de ellos. Me acordé de donde estaba en el momento en que la dibujé. Saqué los colores de la caja – si, porque todas nuestras cosas están en casas esperando de saber adonde se irán – y me puse a colorear.

Dudas

Dibujar es una forma sencilla para quitarse todo los pensamientos de encima. En este momento tengo demasiados. Tengo que tomar varias decisiones, y no estoy segura de donde mudarme. ¿Cual será el próximo país? ¿Dejaré España mudándome a otra provincia, o me iré al extranjero?

Preguntas sobre preguntas. La falta de un hogar nuestro se nota. Sigo dibujando casas.

Puedes seguirme aquí:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.